“Lo más importante en diseño web no es que el diseño sea limpio y responsive ni que el código sea semántico y valido. Lo más importante en diseño web es ser capaz de conectar con tu público objetivo en menos de 30 segundos. Da igual quién seas y que hagas, puedes ser el mejor o el peor, pero si conectas conmigo cuando visito tu web, las posibilidades de que quiera saber algo más de ti aumentan de manera exponencial.”
e.Sandra.
Senior Consultant

Existe un término que en la actualidad se escucha bastante y es el de “diseño web emocional”, ¿qué quiere decir? Ser capaz de generar emociones a tal punto de conectar a un usuario disperso y enlazarlo con el contenido de una página, tarea que no es algo fácil. Páginas web hay miles en el mundo, programadores muchos más, y diseñadores… bueno, ni decirlo. Entonces, ¿qué es lo que nos diferencia como diseñadores y programadores en este medio?

Me atrevería a decir que uno de los principales aspectos que nos diferencian es el hecho de hablar con el cliente, entender sus necesidades, su público objetivo, sus metas a alcanzar, y el lenguaje con el que desean hablar con sus usuarios o clientes, lo cual implica la forma de escribir, las imágenes que se manejan, los tamaños de los textos, entre otros elementos claves a la hora de generar vínculos. Por esto, al hacer contacto con un cliente lo primero que debemos hacer es entenderlo, saber qué quiere, hacia dónde quiere ir, y cómo quiere llegar a ese punto.

Tener una buena comunicación con el cliente es supremamente útil para tener buenos resultados; no solo porque nos permite entenderlos, sino también porque les permite a ellos entendernos a nosotros como profesionales, y entender que nuestro tiempo y lo que hacemos es muy valioso. Es por esto que la frase: “un cliente cambia de modelo de negocio como uno de camiseta”, la considero pertinente a la hora de hablar de la relación cliente-diseñador o cliente-programador.

Muchas personas de este oficio se han quejado más de una vez por los comentarios o abusos de los clientes. Esto se debe a que no entienden que hacer un ajuste por ejemplo, de programación no es tan sencillo como ponerle una negrilla a una palabra en Word. Muchos a raíz de esto se frustran, y como decimos coloquialmente tiran la toalla; pero no es la solución. De hecho, renunciar no soluciona absolutamente nada, y es por ello que es preciso establecer parámetros con los clientes para que desde el principio valoren lo que hacemos, paguen los justo sin que sientan que los estamos estafando y queden finalmente satisfechos con los resultados.

Así que la clave está en la comunicación, dejar claros los ítems a desarrollar y ante todo pedirle al cliente claridad a la hora de solicitar un trabajo, porque hemos tenido casos (y me atrevo a decir que ha pasado con el 90% de los diseñadores y/o programadores), en los que nos han solicitado, por ejemplo, un sitio web, sin ni siquiera tener su modelo de negocio claro, en realidad no saben lo que quieren, y al no saber lo que quieren nunca van a estar conformes con los resultados.

Te animo a dejar tus comentarios u observaciones, ya que es un tema que nos toca a muchos.
¡Saludos!

Thanks!

[]
1 Step 1
Previous
Next